Las alergias son reacciones anormales del sistema inmunológico a cosas que normalmente son inofensivas para la mayoría de las personas. Cuando una persona es alérgica a algo, el sistema inmunológico cree erróneamente que esta sustancia está dañando el cuerpo.

Todo te puede provocar alergia, pero hay algunas cosas comunes que pueden desencadenarlas como son: polen de árboles, polen de plantas, picaduras o picaduras de insectos, pelo o piel de animales o mascotas, ácaros del polvo, moho, humo de cigarrillo, perfume, escape de automóviles, huevos, leche y productos lácteos.

La identificación temprana de las alergias infantiles mejorará la calidad de vida de su hijo.

Las alergias alimentarias pueden causar síntomas repentinos y graves que ponen en peligro la vida. Por ejemplo, un bebé puede tener problemas extremos para respirar y pérdida de presión arterial que puede provocar un shock. Los signos de shock incluyen piel pálida y húmeda y mareos.

Algunos síntomas que puede tener el bebé:

Erupciones cutáneas o urticaria (dermatitis atópica o eccema)

Dificultad para respirar (asma)

Estornudos, tos, secreción nasal o picazón en los ojos.

Malestar estomacal

Sibilancias

Tosiendo

Ronquera

Opresión de garganta

Para encontrar la causa de una alergia, los alergólogos suelen realizar pruebas cutáneas para los alérgenos alimentarios y ambientales más comunes. Ante cualquier síntoma, llama al pediatra: Dr. Miguel Camarillo Valencia.