Después de nueve meses de espera, por fin llega el tercer integrante de la familia, el primero hijo. Seguramente durante ese tiempo los nervios han sido constantes en el proceso, pero ahora que el nuevo bebé llegó, ¿qué sigue?

Básicamente es una nueva etapa de aprendizaje y de muchos cuidados, y como tal, no pasa nada si pides asesoría posterior al parto, después de todo: “nadie nace sabiendo ser padre”.


Lo primero, y quizá algo lógico, es que preguntemos a nuestros familiares, sobre todo a los abuelos, sobre los cuidados que hay que tener con el bebé, pero también busca a los especialistas en lactancia y neonatología, ya sea en el hospital de nacimiento o por recomendación. Ellos sabrán atender tus dudas. Otra buena fuente de información son las enfermeras.

Se recomienda tener a alguien que apoye con los cuidados del recién nacido, ya sea una niñera o algún familiar, éste último, en caso de ser las abuelas, no subestimes sus consejos, de ellas aprenderás más que con nadie. Esto en cuanto a cómo cuidar al bebé en casa.





Respecto a los cuidados profesionales, siempre es recomendable contar con un médico pediatra de cabecera, así como con los contactos de especialistas en caso de complicaciones.